¿Qué ofrece la práctica del Kakuto Bugei?

Cada día son más las personas que desean practicar Artes Marciales. Pero ¿Qué es lo que buscan ? ¿Una formación física ? ¿Un método de combate ? ¿Un método de defensa personal ? ¿Un a técnica deportiva ? ¿Una cierta filosofía desembocada sobre un arte de vivir ? Y…

¿Qué es lo que el KAKUTO BUGEI puede ofrecerles ? Todo esto… y más.

Pero, en lugar de empeñarnos en justificar o privilegiar a priori uno de estos objetivos, hemos encontrado dos situaciones en un plano muy general del comportamiento humano. Del análisis de este comportamiento sobresale que, toda actividad humana es : “expresión y comunicación”.

Tradicionalmente es admitido que sólo la palabra y la frase son los elementos de esta expresión y de esta comunicación. Pero dentro de las Artes Marciales es obligado la importancia primordial del cuerpo en ese terreno; el cuerpo interviene antes que la palabra de una forma absolutamente constante.

Es por el cuerpo que estamos presentes a los demás y con el mundo. El ser humano muchas veces obra por reacción o por reflejo, pero otras se exterioriza, se expresa, es decir, que se manifiesta como ser humano (expresión), en el medio humano (comunicación). La reacción por gesto se traduce entonces en un doble equilibrio: Equilibrio interno, con nuestras propias reacciones personales, y equilibrio externo, con el medio que nos rodea.

Podríamos decir entonces que el dialogo en el KAKUTO BUGEI oscila entre dos polos: la tendencia hacia un entendimiento con otro y una defensa contra la agresión de otro.

El KAKUTO BUGEI es una especie de diálogo corporal que permite la comunicación. Así hablamos de parejas y no de adversarios, de vivir, en vez de morir, de armonizar las relaciones de amistad, en vez de crear individualidades. En definitiva, de avanzar en el camino.

Una experimentación basada en los conceptos de la no disociación de cuerpo y el espíritu (principios largamente expuestos y desarrollados en educación psicocinética) nos permite hablar en el KAKUTO BUGEI de adiestramiento, en oposición a amaestramiento.

Toda mecanización del cuerpo puede representar una verdadera agresión respecto a una persona y no puede ser justificada, ni siquiera por el cuidado de una cierta eficacia práctica ilusoria.

Por tanto, el KAKUTO BUGEI enseña a las personas a ser ellas mismas, más puras y con menos limitaciones. Es decir, es uno de tantos posibles caminos, para alcanzar un estado pleno de satisfacción consigo mismo.

El KAKUTO BUGEI es supervivencia.

Es un método para superarse a sí mismo, en todas las facetas de la vida.

Los módulos

El sistema de entrenamiento por módulos es un sistema innovador,...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.